Asegura el WiFi de tu casa en 3 simples pasos 

31 de Julio de 2020

Por Kirsten Queen

Estamos más comunicados que nunca gracias al WiFi. Hogares enteros funcionan con Internet inalámbrica, incluidos smartphones, laptops, termostatos, sistemas de juego y mucho más. Si bien usar WiFi para potenciar nuestros dispositivos puede hacer la vida más fácil (y más móvil), este tipo de conexión a Internet también puede dejarnos vulnerables a las amenazas en línea.

Cómo funciona el WiFi

La conexión a Internet llega a tu casa por cables, que pueden ser de cobre o de fibra óptica, y se conectan a tu módem. La señal de Internet luego se transmite por ondas de radio desde un enrutador a un dispositivo inalámbrico que esté en el radio de alcance. La mayoría de los módems actualmente tienen el enrutador incorporado.

Las conexiones inalámbricas pueden configurarse de dos formas: segura e insegura. Las conexiones de WiFi seguras están protegidas por contraseñas. La contraseña del enrutador te permite acceder a la configuración del enrutador, mientras que una contraseña de WiFi te permite acceder a la red. La mayoría de los módems de CenturyLink están configurados con seguridad inalámbrica que se activa en forma predeterminada. Esto significa que cuando intentes conectar tu dispositivo con la red inalámbrica, te indicará que ingreses una contraseña de red. Un conexión que no es segura significa simplemente eso: cualquiera puede conectarse a ella. Es posible que hayas visto este tipo de conexión en espacios públicos, como cafeterías o bibliotecas.

A pesar de las funciones de seguridad incorporadas, muchas personas dejan las configuraciones predeterminadas en los enrutadores, módems y redes tal como están. Consumer Reports determinó que el 62% de las personas nunca cambia la contraseña de administrador de su enrutador. Habitualmente, esa información se encuentra en los manuales del usuario o es la misma en todas las marcas y modelos, lo que facilita que otras personas accedan e interfieran con tu enrutador. Cambia tu configuración o bloquea tu enrutador. Incluso cuando las personas configuren una contraseña única, con frecuencia es débil y se olvidan de cambiarla con regularidad, dejando su red vulnerable a los ataques de piratas informáticos.

Una red desprotegida puede comprometer tus fotos y datos, como también tu información personal y financiera. Aunque solo facilites tu contraseña a tus familiares y visitantes, aún es posible que termines con visitantes no deseados en tu conexión.

¿Sabes quién está en tu conexión?

Si tu red no es segura, es posible que sepas quién es el que accede a tu conexión. Tus vecinos podrían pedirte usar tu WiFi para acceder a Internet para transmitir contenidos y navegar por Internet. Podría parecer que no es gran cosa permitir que tus vecinos te pidan usar tu WiFi, pero puede serlo. Si ellos pueden acceder, también podrían hacerlo desconocidos que pasen por la calle.

Aunque tus vecinos podrían no tener ningún interés en tus archivos e información electrónica, un extraño podría aprovecharse y acceder a tu información privada. Un pirata informático puede pescar información delicada con un ataque por intermediario, desplegando herramientas que le permitan interceptar todos los datos que transmites, analizar tus emails para obtener tus contraseñas, descargar contenido ilegal o utilizar tu computadora para propagar spam, spyware o virus. No solo podrías tener que asumir las consecuencias de un malware que se origine desde tu red, sino que una persona podría robar tu identidad, eliminar tus cuentas bancarias e incluso llevarse las fotos de tu familia.

Los ataques informáticos a una red son un riesgo grave que se puede solucionar en solo 3 pasos. Te presentamos cómo proteger el WiFi de tu casa:

1.  Cambia el nombre de tu red

Los ataques informáticos a una red son un riesgo grave que se puede solucionar en solo 3 pasos. Te presentamos cómo proteger el WiFi de tu casa:

Cada dispositivo que transmite una conexión inalámbrica tiene un SSID o un "identificador de grupo de servicios". Es solo una forma elegante de decir el "nombre de la red". Estos nombres en general son genéricos y predeterminados, lo que facilita que los piratas informáticos los detecten y los ataquen. Debes actualizar el nombre de tu red con algo único. Puedes divertirse eligiendo un nombre personalizado, siempre y cuando no revele la identidad de tu familia. Asegúrate de que el nombre de tu nueva red tampoco contenga ningún indicio de tu contraseña.

2.  Configura contraseñas fuertes

Para proteger tu red de WiFi de vecinos parasitarios y de otras personas, comienza activando el cifrado de tu enrutator y configurando una contraseña personalizada. Debes configurar tu tipo de seguridad en WPA2, lo que exige que cada nuevo dispositivo ingrese una contraseña para conectarse.

Luego, tendrás que crear una contraseña robusta. Las mejores contraseñas son largas, con combinaciones de letras, números y símbolos al azar. Ingresa tu contraseña de red inalámbrica y pégala con cinta en la parte inferior de tu enrutador o colócala en otro lugar al que se acceda con facilidad pero sea seguro. Asimismo, debes cambiar la contraseña predeterminada de tu enrutador . Asegúrate de que no sea la misma que tu nueva contraseña de WiFi.

3.  Instala un firewall

Un firewall es un sistema de seguridad de red para hardware y software que bloquea ciertos tipos de datos para que entren o salgan de tu red inalámbrica. Es probable que tu enrutador haya venido con uno ya instalado, pero es posible que se desactive en forma predeterminada cuando lo configures. Para configurar tu firewall, consulta el manual del enrutador para conocer las instrucciones. Dormirás mejor por la noche sabiendo que tus datos personales, archivos, información financiera y fotos están seguras detrás de tu firewall privado.

¿Qué más puedes hacer?

Mantener tus conexiones seguras y protegidas es una inversión de tiempo que vale la pena. Te damos algunos pasos más para que puedas aplicar y proteger a tu red:

  • Con regularidad actualiza el firmware de tu enrutador para protegerte contra cualquier vulnerabilidad.
  • Si tienes que ofrecer Internet a tus amigos, las configuraciones inalámbricas de la mayoría de los enrutadores te permiten configurar una red para visitantes que les permite usar Internet sin tener acceso a tu red principal, lo que te protege de dispositivos infectados
  • Por último, repasa los otros consejos para seguridad de Internet.

Con un poco más de esfuerzo, puedes estar seguro de que tu red no propaga malware a otras máquinas del mundo, que las teclas que pulses no inician sesión y que tu información no cae en manos equivocadas.


Este blog tiene fines informativos únicamente y es posible que el usuario final deba realizar una investigación y verificación adicional. Asimismo, la información es suministrada en el estado en el que se encuentra, sin garantía ni condición de ningún tipo, ya sea expresa ni implícita. El riesgo que implica el uso de esta información corre por cuenta del usuario final. CenturyLink no garantiza que la información cumpla con los requisitos del usuario final ni que mediante la implementación o el uso de esta información el usuario final obtenga el resultado deseado.

 

¿Te resultó útil este artículo?