Cómo configurar un enrutador en el dormitorio

7 de Agosto de 2020

Por Bianca Torres

Todo el mundo sabe que el WiFi de la universidad no siempre es confiable. ¿Cuántas veces has trabajado en una investigación o has estado listo para presentar una asignación o en un examen controlado por tiempo cuando de repente se corta el WiFi? Las universidades conectan a muchos alumnos a la vez con una sola señal inalámbrica compartida y esto puede hacer lenta las velocidades de conexión e irregular la cobertura. Compartir un dormitorio puede ser divertido pero definitivamente competir con todos los alumnos por el WiFi no lo es.

¿Qué es un enrutador? 

Un enrutador es un dispositivo de red que envía desde el módem una conexión de Internet por una "ruta" para que llegue a otros dispositivos. La diferencia entre un enrutador y un módem puede confundir, pero los dos están relacionados con conectarte a la Internet. El módem es el dispositivo que te aporta una conexión cableada por medio de un cable Ethernet en tu casa, departamento o dormitorio, mientras que el enrutador es el dispositivo que transmite esa conexión a Internet en forma inalámbrica a varios dispositivos o usuarios.

Para tu dormitorio, es mejor conseguir un enrutador porque es posible que el servicio de Internet lo tengas disponible por la universidad. También tendrás que verificar nuevamente que tu universidad apruebe que los alumnos tengan su propio enrutador.

Beneficios de tener tu propio enrutador

Muchos alumnos optan por instalar su propio enrutador de WiFi en sus dormitorios por los beneficios de velocidad y seguridad. Conseguir tu propio enrutador puede ser intimidante, pero vale la pena y es más sencillo que aprender a lavar la ropa.

Tener tu red privada te da la tranquilidad de tener más seguridad y privacidad. Los datos solo se transmitirán por tu red y no por la red más amplia que tienes en común con el resto del campus. Esto significa que cuando inicias sesión en una de tus cuentas, esa información no se transfiere por la red en común del campus de la universidad. Además, tienes una protección adicional de seguridad al tener tu propia información de inicio de sesión para conectar el enrutador, lo que disminuye las posibilidades de que una persona acceda a tu información personal. Los piratas informáticos que van por tu información personal tienden a usarla para abrir tarjetas de crédito o incluso venderla a terceros en la web oscura. Tener un inicio de sesión que solo sepan tú y tus compañeros de cuarto hace que las posibilidades de que tu Internet sufra un ataque pirata sean bajas.

Tu red de WiFi tiene más posibilidades de mantenerse al día con tus necesidades. La Internet de tu universidad envía a cada alumno la información que busca mediante una serie de frecuencias y esto se denomina ancho de banda. Piensa en el ancho de banda como una autopista. Una autopista solo puede tener muchos autos a la vez, pero cuando suben demasiados autos juntos, se forma tráfico. Al tener más tráfico, todos los autos tardan más en llegar desde el punto A al punto B. Lo mismo pasa con el tráfico de Internet inalámbrico: cuando hay demasiados usuarios en una sola red, se congestiona y las cosas se vuelven más lentas para todos. Tu propio enrutador te ayudará a encontrar la ruta más rápida. (Además, se acabó el buffering cuando mires el último episodio de la maratón de una serie en lugar de trabajar en tu investigación. No te preocupes, ¡no te delataremos!

Si estás pensando en tener tu propio enrutador, la siguiente pregunta podría ser: "¿Qué enrutador compro?". Dado que los dormitorios son pequeños, no necesitas una cobertura amplia ni acceso para toda la familia. Opta por un enrutador más pequeño que se ajuste a tus necesidades y se adapte a tu presupuesto.

Cómo configurar tu enrutador

Después de que compres el enrutador, es momento de configurarlo.

Tu dormitorio o departamento debe tener un puerto Ethernet de pared que está identificado como "ENET" o "Data". Parece un toma telefónico, pero un poco más ancho. O puede comparti una toma eléctricta junto con el conector de cable. Este puerto es por el que recibes la  conexión a Internet.

Tu enrutador tendrá un puerto en donde se conecta el cable Ehternet. Es posible que tengas que comprar un cable Ethernet CAT 5 o CAT 6 para comenzar, aunque con frecuencia esto viene con tu nuevo enrutador. Conecta un extremo del cable en el puerto Ethernet de pared y el otro extremo en el puerto de tu enrutador, que puede estar identificado como "WAN", "Internet" o simplemente "Ethernet" y frecuentemente vendrá en otro color como amarillo o verde.

El siguiente paso es ver si tu computadora puede acceder a la red inalámbrica. Debe haber una etiqueta autoadhesiva en tu nuevo enrutador que muestre la información de inicio de sesión predeterminada. De no ser así, podrás encontrar la información en el manual de instrucciones. Encontrarás tu SSID (identificador de equipo de servicio), también llamado nombre de red del WiFi, en tu computadora o dispositivo. Ingresa el nombre de usuario y contraseña, generalmente impresos también en el enrutador o en la guía del usuario, para seguir con el proceso de inicio de sesión. Una vez que hayas iniciado sesión y sepas que todos los cables están conectados en los lugares indicados, ¡estás listo para conectarte!

Conéctate sin riesgos 

Ya tienes tu enrutador funcionando; ahora vamos a asegurarnos de no correr riesgos. Podrás cambiar la información de inicio de sesión predeterminada que utilizaste para la configuración porque eso, si no lo haces, facilitará los ataques informáticos a futuro.

En la parte inferior del enrutador (en donde encontraste la información predeterminada) o en el manual de instrucciones, encontrarás la dirección de IP de tu enrutador. La mayoría de las direcciones de IP se ven algo así: 192.168.1.1. Ingresa la dirección de IP de tu enrutador en la ventana del navegador, que te va a llevar a la página de administración de tu enrutador. Esta página es como un panel de control para la configuración del equipo. La información de inicio de sesión se encuentra en el manual de instrucciones. Si así no fuera, puedes encontrarla fácilmente en el sitio web de la marca del enrutador; simplemente busca el nombre de usuario y contraseña predeterminados en el sitio web.

El lugar para ir cambiar tu nombre de usuario y contraseña será distinto dependiendo de la marca del enrutador que compraste. Puede estar en Configuración inalámbrica o en la página principal de tu enrutador. Si no está en ninguno de estos lugares, busca en el manual de instrucciones. Cuando pienses un nuevo nombre de usuario, ¡diviértete! Asegúrate de crear una contraseña segura que no se pueda adivinar. Evita usar información personal como tu cumpleaños o incluso la dirección de tu casa como contraseña; piensa en algo completo que tenga una mezcla de caracteres, números y letras.

El lugar para ir cambiar tu nombre de usuario y contraseña será distinto dependiendo de la marca del enrutador que compraste. Puede estar en Configuración inalámbrica o en la página principal de tu enrutador. Si no está en ninguno de estos lugares, busca en el manual de instrucciones. Cuando pienses un nuevo nombre de usuario, ¡diviértete! Asegúrate de crear una contraseña segura que no se pueda adivinar. Evita usar información personal como tu cumpleaños o incluso la dirección de tu casa como contraseña; piensa en algo completo que tenga una mezcla de caracteres, números y letras.

Ahora que ya se ha modificado toda la información predeterminada y tu enrutador ya funciona, avanza y conecta todos tus dispositivos a tu nueva red de WiFi. Dale tu contraseña de WiFi solo a amigos en los confíes; ayudará a que tu conexión siga rápida y sea más segura. Gracias a tu nueva velocidad de Internet, puedes entregar tus asignaciones puntualmente y disfrutar hacer maratón con tus series favoritas... cuando te tomes un descanso, por supuesto.


Este blog tiene fines informativos únicamente y es posible que el usuario final deba realizar una investigación y verificación adicional. Asimismo, la información es suministrada en el estado en el que se encuentra, sin garantía ni condición de ningún tipo, ya sea expresa ni implícita. El riesgo que implica el uso de esta información corre por cuenta del usuario final. CenturyLink no garantiza que la información cumpla con los requisitos del usuario final ni que mediante la implementación o el uso de esta información el usuario final obtenga el resultado deseado.

 

¿Te resultó útil este artículo?