Consejos sobre cómo trabajar desde casa durante la pandemia por la COVID-19

20 de abril de 2020

Por Jill Case

La COVID-19 ha cambiado al instante la forma en la que trabajamos. Las declaraciones de emergencia a nivel nacional y estatal han dispuesto que millones de personas trabajen en su casa. Para algunos, esta es la primera vez. Actualmente, las familias transitan un escenario laboral impensado: trabajar con sus hijos y cónyuges bajo el mismo techo durante todo el día. 

Y para complicar aún más las cosas, hay más de 50 millones de niños en edad escolar en casa que están con sus padres u otros encargados de cuidarlos. Si tienes la suficiente suerte de vivir en una casa en donde conviven varias generaciones, algunas responsabilidades diarias pueden recaer en un abuelo o pariente. Independientemente de quiénes viven en la casa, muchos de nosotros estamos entrando en territorio desconocido. En CenturyLink, también nos enfrentamos a estos desafíos y quisiéramos ofrecer algunos consejos que podrían hacer la vida más fácil.  

Consulta con tu gerente o supervisor

Solicita detalles específicos al departamento de Recursos Humanos y a tu gerente sobre el trabajo en casa. 

Algunos departamentos de RR. HH. tienen políticas específicas cuando se trabaja en casa. Debido a la obligación repentina de trabajar de forma remota de millones de personas, es posible que algunos procedimientos se hayan exceptuado a la vez que se hayan incorporado nuevas políticas (como las mejoras en seguridad). Asegúrate de saber todo los que puedas antes de iniciar sesión y comenzar a trabajar. Si tienes niños pequeños, consulta si puedes trabajar con un horario flexible. Si tu trabajo no depende del tiempo, es posible que trabajes en otro turno. 

Cronogramas y más cronogramas

Después de obtener los detalles elaborados de parte de tu empleador, crea cronogramas para ti y tus hijos.

Si tienes bebés a tu cargo, trabaja según los horarios de tu bebé si es posible. Si no se puede trabajar con un cronograma para tu bebé, intenta alistar a tu pareja y tomen turnos para trabajar un poco en casa. Considera dividir las tareas entre los dos para terminar el trabajo y mantener a los niños contentos. El tomar turnos y trabajar juntos funciona para padres con hijos de todas las edades. El factor importante de todo esto es crear un cronograma entre los dos y darle prioridad. Sé flexible porque las cosas cambiarán entre tú, tu familia y los eventos externos. 

Para las familias que tengan niños en edad escolar, dedica un espacio para aprender y crea un cronograma que tú y los otros miembros de la familia puedan mantener para impedir que bajen las calificaciones. Conoce las expectativas del docente y cuándo son las fechas de entrega de las tareas. Con el aprendizaje remoto, muchas escuelas tienen tareas semanales en lugar de tareas diarias. Esto te permitirá tener mucha más flexibilidad para hacer todo. Si es posible, especialmente para los adolescentes, intenta que se haga la tareas de las escuela en un entorno especial pero común. Crea un salón de clase improvisado en la cocina o en el comedor. Haz que sus habitaciones sean un espacio para dormir y relajarse, no para hacer tareas de la escuela.

Si eres un padre soltero que trabaja desde casa cuidando a sus bebés y niños, será todo un desafío. Es posible que haya agencias locales o del gobierno que puedan ofrecer un poco de ayuda. Haz una búsqueda rápida en Internet para encontrar ayuda en el área en donde vives. Si tus hijos son más grandes, analiza estas formas con las que puedes mantener productiva tu vida laboral.

  • Habla con tus hijos acerca del momento en que pueden interrumpirte. Haz que sea divertido y visual. Ponte un sombrero o una corona que signifique que estás ocupado y que no pueden hablar contigo. Cuando te quites el sombrero, pueden acercarse y hablarte.

  • Diles que, cuando estés trabajando, tienen que ser pacientes y tendrán que jugar con sus hermanos.

  • Si es posible, sé selectivo con las reuniones. Si no te necesitan, decide excluirte de las reuniones o ponerte en la reunión sin audio y presta atención.

  • Enciende la televisión y haz que miren programas o películas educativos. Los niños pueden aburrirse de mirar TV todo el día. Programa verla en momentos que sabes que tu día laboral será difícil.

  • Organiza una videoconferencia para tus pequeños. Programa una reunión por Zoom con los mejores amigos de tus hijos. Incluso unos pocos minutos ocupados y con su atención puesta en otra parte, pueden permitirte terminar una parte de tu trabajo.

  • Cuidarte es importante en este momento. Encuentra formas de cuidarte. Habla con tu representante de RR. HH. o tu gerente para saber si puedes trabajar con horarios flexibles que te permitan trabajar desde tu casa y cuidar a tu familia.

Búsqueda de recursos

Como dijimos anteriormente, si tienes la ventaja de vivir en una casa con integrantes de varias generaciones, puede ser que tengas suerte. Los abuelos, cuñados y adolescentes pueden ser un aporte bienvenido para tu nueva vida laboral en casa. Siéntate y elabora un plan para cada miembro de la familia. Incluso los pequeños pueden ayudar y disfrutarán de participar de esta aventura. Reclutar a los padres y otros familiares también puede hacerse en forma virtual. Haz que un abuelo cuente un cuento por Facetime, Skype o Zoom. Considera esto dentro de tu cronograma. Para lograr terminar tu trabajo, acepta poner la televisión, películas o aprendizaje en línea. Para los niños más grandes, visita virtualmente los museos y galerías de arte de todo el mundo y haz que elaboren después una presentación divertida. Inscríbete en NextDoor y comunícate (en línea) con otros padres de niños y adolescentes. Intercambien ideas y ayúdense mutuamente (nuevamente, todo en forma virtual).

Es hora de empezar a trabajar

Es posible que te hayas enterado de personas que trabajan remotamente en piyamas o simplemente salen de la cama (o quizás trabajen en la cama), toman aturdidos una taza de café y empiezan a trabajar. Si bien es cierto que parece una ventaja, si recién comienzas a trabajar en casa, esto puede llevarte a tener una rutina más difícil, especialmente si eres un tradicional empleado de oficina. Estos son algunos consejos para comenzar: 

  • Comienza cada día como si fueras a la oficina. Esto implica ducharse, vestirse y hacer todos los rituales habituales de la mañana. 

  • No temas a las reuniones virtuales. Las reuniones virtuales o por video no solo te mantienen atento (no puedes hacer varias tareas mientras estás en una videollamada), sino que generan un sentido de comunidad con tu equipo. Trabajar en casa para algunos puede ser algo aislante. Las videollamadas pueden crear una conexión social en el momento en que más lo necesitamos.

  • Encuentra un espacio de trabajo específico para ti. Esto puede ser un vestidor, el sótano, o la esquina de tu habitación. Lo que sea que permita este espacio, prepara tu lugar para trabajar en casa.

  • Decide cuándo trabajarás. Después de hablar con tu supervisor, decide tus "horarios de oficina". Descarga una aplicación que tome el tiempo, si es necesario. Cuando trabajas en casa, es fácil trabajar más horas de lo habitual.

  • Toma descansos frecuentes. Da una vuelta a la manzana, lava una tanda de ropa. Levantarse y moverse un poco romperá la monotonía del trabajo y te ayudará a concentrarte. 

  • Si tienes niños pequeños (y mascotas) en casa durante tus horarios laborales, es posible que tengas interrupciones ocasionales. Un niñito entrometiéndose mientras estás haciendo una presentación a tu jefe. Un gato que decide sentarse en tu laptop finalizando tu reunión abruptamente. Esto le pasa incluso hasta el más preparado. Con gentileza, retira a tu hijito o al gatito, recupérate y vuelve a comenzar.

Mantén la cordura

Este es un hecho sin precedentes que cambia todos los días. Es importante que mantengas la cordura tomándote tiempo para ti. Este último consejo puede parecer loco con todo lo que tienes a cargo, pero podría ser el más importante. Este escenario laboral podría ser algo a largo plazo; pero no lo sabemos. Ve a tu ritmo, la ropa sucia puede esperar. Vete a caminar (a la vez que pones en práctica las normas de distanciamiento social) o acurrúcate con tu nuevo compañero de trabajo peludo. Independientemente de lo que necesites para recuperarte durante el día, hazlo y hazlo con tanta frecuencia como puedas.

¡Nos complacerá que nos escribas! ¿Qué es lo que haces para administrar una casa, trabajar todo el día y mantener la cordura?

Este blog tiene fines informativos únicamente y es posible que el usuario final deba realizar una investigación y verificación adicional. Asimismo, la información es suministrada en el estado en el que se encuentra, sin garantía ni condición de ningún tipo, ya sea expresa ni implícita. El riesgo que implica el uso de esta información corre por cuenta del usuario final. CenturyLink no garantiza que la información cumpla con los requisitos del usuario final ni que mediante la implementación o el uso de esta información el usuario final obtenga el resultado deseado.


Este blog tiene fines informativos únicamente y es posible que el usuario final deba realizar una investigación y verificación adicional. Asimismo, la información es suministrada en el estado en el que se encuentra, sin garantía ni condición de ningún tipo, ya sea expresa ni implícita. El riesgo que implica el uso de esta información corre por cuenta del usuario final. CenturyLink no garantiza que la información cumpla con los requisitos del usuario final ni que mediante la implementación o el uso de esta información el usuario final obtenga el resultado deseado.

 

¿Te resultó útil este artículo?