Cómo mejorar la latencia al jugar

Los juegos han recorrido un largo camino desde el lanzamiento de la Nintendo original o incluso del Atari. Los juegos que antes promovían el juego familiar e individual en las consolas han evolucionado hasta llegar a tener jugadores conectados en todas partes del mundo, jugando a juegos multijugador con desconocidos y amigos virtuales a través de Internet. Para poder disfrutar de estos juegos en línea, lo más importante es tener una conexión a Internet sólida.

Para jugar a juegos de disparos en primera persona (FPS) como a juegos de carreras o de estrategia en tiempo real, necesitas velocidades de Internet rápidas para transferir todos los datos que hacen que tu juego sea fluido. Sin embargo, si experimentas un retraso entre la pulsación de un botón del teclado o del mando y la acción que se produce en el juego, es posible que tengas problemas de latencia. La latencia es el tiempo total medio que tardan tus dispositivos de juego en enviar los datos al servidor correspondiente y luego de vuelta a tu dispositivo.

 

Consulta esta guía para comprender mejor la diferencia entre alta y baja latencia, las causas y los consejos sobre cómo mejorar la latencia para lograr una mejor experiencia de juego.

Los jugadores en línea pueden sentirse frustrados por la latencia, que provoca un retraso en la respuesta del juego

Diferencia entre latencia alta y baja

La latencia es el término más técnico que usa para nombrar el retraso, que es cuando experimentas retrasos en la respuesta mientras juegas. La latencia alta puede causar retrasos y hacer que no disfrutes tanto del juego. La baja latencia es ideal, ya que significa que el juego es más fluido. Por lo general, una latencia (o ping) aceptable se sitúa en torno a 40 - 60 milisegundos (ms) o menos, mientras que una velocidad superior a 100ms suele suponer un retraso notable en los juegos. Básicamente, lo que queremos es que el ping desde tu dispositivo de juego hasta el servicio de Internet sea lo más cercano posible a 0ms, ya que esto significa que un dispositivo tarda poco en responder a otro.

Causas de la latencia

Existen muchas razones por las que puedes tener problemas de latencia mientras juegas. Algunas son:

  1. Ubicación geográfica: la distancia física entre tu enrutador de Internet y el servidor puede provocar latencia. Por ejemplo, si vives en Chicago, puedes querer un servidor que esté en el área de Chicago y no en Nueva York, ya que esto ayudará a reducir la cantidad de tiempo que tardan los datos en viajar desde tu área hasta el servidor.

  2. Tipo de conexión a Internet: El tipo de conexión a Internet que tengas puede influir en que la latencia sea baja o alta. Generalmente, DSL, cable e Internet por fibra óptica proporcionan velocidades lo suficientemente rápidas para jugar en línea prácticamente sin retrasos.

  3. Equipo: Puede ser que tu enrutador esté desactualizado y que tenga una conexión débil. Es muy común si hay mucha gente conectada a tu enrutador al mismo tiempo. Actualizar a un nuevo enrutador puede disminuir la latencia en los juegos.
Un joven sonríe mientras juega a un juego online en una computadora de escritorio

Cómo mejorar la latencia del juego

Si has estado experimentando una alta latencia que está afectando a tu juego, entonces prueba estos métodos que te ayudarán a reducirla:

  1. Cierra todos los programas que no estés usando. Si estás ejecutando otras aplicaciones de gran tamaño, como programas de música o vídeo, es posible que estén consumiendo tu ancho de banda de Internet, lo que podría afectar a la velocidad de tus juegos.

  2. Haz una prueba de ping. Antes de cambiar cualquier hardware, haz una prueba de velocidad en línea para saber cuál es tu ping antes de jugar.

  3. Usa una conexión alámbrica como un cable Ethernet. Una conexión directa desde el enrutador a tu dispositivo de juego podría proporcionar una señal más fiable para jugar. Si varias personas en tu casa están utilizando el WiFi, quizás tengas una conexión irregular. Una conexión por cable puede ayudar a aumentar la velocidad y disminuir el retraso.

  4. No te alejes demasiado del enrutador. Si tu enrutador está en el otro lado de la casa y estás intentando jugar, puede que la conexión sea más lenta. Puedes acercarte al enrutador mientras juegas y así mejorar la conexión, o comprar un extensor de WiFi  para llevar Internet a las otras áreas de la casa.

Con esta simple guía, aprenderás cómo mejorar la latencia para que puedas tener una mejor experiencia de juego. Para más consejos y guías sobre Internet para jugar, consulta Hub de Juegos de CenturyLink

¿Te pareció útil esta página?